viernes, 25 de enero de 2013

Mi historia


Desde pequeñita he sido descrita como rara, aunque a mi siempre me ha gustado mas definirme como diferente, pero no, siempre había alguien que me verificaba que la verdad es que era rara.
Según mi madre una eminencia (y eso que mi hermana menor para mí es muchísimo mas lista que yo). El porque mi madre me considera en mis primeros años una eminencia (después empeoro la cosa) es porque a los siete meses ya hablaba, según ella (y considerándola una fuente fiable) con perfecta pronunciación, al año mantenía conversaciones más inteligentes que ahora (esto también lo corrobora mi progenitor). Tirando a lo macabro desde mi más tierna infancia, ya que con dos años le pedía a mi madre que me cuidara al niño (Nenuco) que tenia que ir a un entierro, y cuando recogía a mi primogénito de caucho le describía lo triste que había sido todo.

Cabe destacar en mí que siempre he adorado a los bebes y siempre he querido ser madre, antes de conocer a mi Orlando ya sabia que si no encontraba a la persona ideal me iría derechita a un banco de semen, pero que a mi nadie me iba a dejar con las ganas de cumplir mi sueño. Ya en la guardería destacaba por ello, así que las profesoras, que majas ellas, me dejaban darles los bibes a los bebetes que habían (que conste que cuando yo iba a la guardería el cole no era obligatorio hasta los 6 años, así que yo con 3 todavía estaba allí).
Cuando nació mi Enana (es decir mi dulce hermanita) cuatro años después que yo, fui la niña más feliz del mundo, por fin tenia a mi bebé, con ella practiqué y me enorgullece pensar que he colaborado activamente en su desarrollo como persona. Ella es una parte super importante de mi vida, y aunque somos la noche y el día  hay veces en los que compartimos neurona.

Marisabidilla en el cole, empollona en el insti, nunca me he separado de los libros, me encantan, y tal y como le dijo un profe una vez a mi madre: "Señora, si los libros engordara, su hija seria una ballena".
Pase sin pena ni gloria por bachillerato y la universidad, vivía una intensa vida paralela en el pueblo del culo del mundo de mi madre (eso sirve seguro para otro post!!!) y salia de fiesta cuando podía y quería (porque también tengo lo mio de ermitaña . Y siempre me ha vuelto loca bailar. He tenido una juventud completa en todos los sentido. Y aunque he tenido unos cuantos rollos, NUNCA he tenido un novio, con lo que eso conlleva.

Después de empezar a trabajar, al año mas bien, conocí a mi Orlando, y mi vida dio un giro de 180 grados. Es sin lugar a dudas la mitad que me ha faltado siempre, desde que lo conocí supe que seria el padre de mis hijos (ante la sorna de mis compis del hospital) y no hay día que no agradezca el poder estar a su lado. Al año de conocernos nos fuimos a vivir juntos (cabe destacar que teniamos una relación a distancia, solo nos veíamos los fines de semana que podíamos , al año de vivir juntos me llevo a Venecia y me pidió matrimonio (todo muy de peli romántica !!!!), y tras 2 años de preparativos, por fin, el 14 de Julio de 2012, Tachan!!! NOS CONVERTIMOS EN MARIDO Y MUJER!!!! y ahí estamos, viviendo en un piso de alquiler de 50 metros desde hace 3 años, recién casados, superando el aborto de nuestro primogénito y con unas ganas de ampliar la familia que te caes de culo.

Y se me olvidaba lo más importante, acompañados de la bola de pelos que me regalo hace 3 años, un lindo gatito que hace las delicias de familia  amigos!!!!!!


1 comentario:

  1. Qué historia tan romántica la vuestra! Espero que vuestro deseo de ampliar la familia se vea cumplido muy pronto. Ya sabéis, en cuanto podáis (tras el aborto hay que esperar un par de meses, ya se sabe)... a practicar!!

    ResponderEliminar